REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
JUZGADO SUPERIOR EN LO CIVIL, MERCANTIL, BANCARIO Y DEL TRÁNSITO DE LA CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL ESTADO ARAGUA

Maracay, 14 de enero de 2009
198° y 149°

RECUSACIÓN: Nº 1.074-08

JUEZ RECUSADO: ABG. LUZ MARIA GARCIA MARTINEZ, Juez Provisoria del Juzgado Segundo de Primera Instancia en lo Civil y Mercantil de la Circunscripción Judicial del Estado Aragua.

PARTE DEMANDANTE: VICTOR JULIO LOPEZ MANRIQUE, mayor de edad, Venezolano, titular de la cédula de identidad N° V-12.310.865, de este domicilio.-

PARTE DEMANDADA: MANUEL NORBERTO HENRIQUEZ PADILLA, LUCRECIA PADILLA DE ENRIQUES Y MANUEL NORBERTO ENRIQUES, mayores de edad, titulares de las cédulas de identidad Nros. V-10.341.139, V-11.051.089 y V-8.825.589, respectivamente, el ultimo de los nombrados en su condición de presidente y único accionista de la Sociedad Mercantil “TRANSPORTE GOMEZEN, S.R.L.”, inscrita ante la Oficina de Registro Mercantil de la Circunscripción Judicial del Estado Aragua, en fecha 31 de agosto de 1979, bajo el N° 14, Tomo 13-A.

I. ANTECEDENTES
Las presentes actuaciones se relacionan con la incidencia de Recusación interpuesta por el ciudadano MANUEL NORBERTO HENRIQUEZ PADILLA, ya identificado, en su carácter de parte demandada, y debidamente asistido por el Abogado ANTARAJU BURGOS PALMIERI, inscrito en el Inpreabogado bajo el Nº 94.503, de este domicilio, en el Expediente Nº 47.266-08 (nomenclatura del Juzgado Segundo de Primera Instancia en lo Civil y Mercantil de esta misma Circunscripción Judicial), en contra de la Dra. LUZ MARIA GARCIA MARTINEZ, en su carácter de Juez Provisoria del Juzgado Segundo de Primera Instancia en lo Civil y Mercantil de la Circunscripción Judicial del Estado Aragua.
Dichas actuaciones fueron recibidas en este despacho según nota estampada por la Secretaria el día 01 de noviembre de 2008, contentivo de una (01) pieza constante de veintiuno (21) folios útiles. El Tribunal mediante auto dictado de fecha 05 de Diciembre de 2008, fijó articulación de ocho (08) días de despacho para que el recusante, el recusado o la parte contraria a aquel consignara las pruebas pertinentes y decidir al noveno (9no) día de despacho siguiente, de acuerdo a lo establecido en el artículo 96 del Código de Procedimiento Civil.
II. FUNDAMENTO DE LA RECUSACIÓN

Cursa al folio catorce (14) diligencia de fecha 06 de Noviembre de 2008, presentada por el ciudadano MANUEL NORBERTO HENRIQUEZ PADILLA, ya identificado, en su carácter de parte demandada, y debidamente asistido por el Abogado ANTARAJU BURGOS PALMIERI, inscrito en el Inpreabogado bajo el Nº 94.503, mediante el cual recusa a la DRA. LUZ MARIA GARCIA MARTINEZ, Juez Provisoria del Juzgado Segundo de Primera Instancia en lo Civil y Mercantil de la Circunscripción Judicial del Estado Aragua. Fundamentada en el ordinal 15° del artículo 82 del Código de Procedimiento Civil, alegando el recusante lo siguiente:
“...Por cuanto Usted Ciudadana JUEZA DEL JUZGADO SEGUNDO DE PRIMERA INSTANCIA EN LO CIVIL Y MERCANTIL DEL ESTADO ARAGUA, me ha vulnerado el Derecho a la Defensa y al Debido Proceso, y siendo que Usted al decretar un medida cautelar sin estar llenos los extremos de Ley para su procedencia, al igual que los recaudos que se acompañaron a la demanda no son pruebas suficientes para su procedencia, y siendo que se ha valido de la Secretaria de este Tribunal para actuar como Usted le ha hecho entiéndase la Dra. MAGNOLIA GOMEZ MARTINEZ, así como Usted ha emitido opinión sobre el fondo de la controversia aquí planteada, es por lo que la RECUSO CONFORME AL ARTICULO 82 NUMERAL 15° del CPC.….” (sic)

III. INFORME DE LA JUEZ RECUSADA

Cursa a los folios quince al diecisiete (15 al 17), de fecha 10 de noviembre de 2008, informe presentado por la Juez recusada, ABG. LUZ MARIA GARCIA MARTINEZ, el cual expuso entre otras cosas:
“…Ahora bien, siendo la oportunidad procesal consagrada en la parte final del articulo 92 de la ley adjetiva civil, EN ESTE ACTO PRESENTO EL INFORME DE LEY, exponiendo al efecto: En primer lugar, que es imperioso relatar en forma sucinta la génesis del litigio a que se contra la incidencia de recusación, el cual se recibió del órgano distribuidor en fecha 23 de septiembre de 2008, fungiendo como abogado asistente de la parte accionante la abogado Magnolia Gómez Martínez, a quien posteriormente se le otorgó poder apud acta par realizar actuaciones como apoderada judicial de la parte accionante. Posteriormente, en fecha 02 de octubre de 2008, fue admitida la demanda y decretada la prohibición de enajenar y gravar participando lo conducente al Registro inmobiliario. En segundo lugar, es necesario señalar que en fecha 16 de octubre de 2008, la abogado Magnolia Gómez Martínez, a quien no conocía de trato y comunicación, fue entrevistada para ocupar la secretaría del órgano jurisdiccional que representó con motivo del acto administrativo de remoción del Secretario titular …(…)… En tercer lugar, que una vez asumida la secretaría del Tribunal Segundo de Primera Instancia en lo Civil y Mercantil de la Circunscripción Judicial del Estado Aragua, por la Abogado Magnolia Gómez Martínez, ella procedió a inhibirse de suscribir las actuaciones procesales y judiciales en los expedientes signados con los Nos. 45556-06 y 47266-08, por estar comprendida en el supuesto de hecho consagrado en la causal 9° del articulo 82 del Código de Procedimiento Civil, inhibiciones que fueron declaradas con lugar, designándoseles Secretaria Accidental. Como puede observarse de lo antes expuesto, quien hoy funge como Secretaria del órgano jurisdiccional, para el momento en el cual se interpuso la demanda se encontraba en el libro ejercicio de la profesión de abogado, derecho que no le podía ser coartado al no existir impedimentos de ninguna índole para instaurar acciones y solicitudes en las cuales por vía del procedimiento de distribución correspondieran al conocimiento de este juzgado, mas aun, cuando siguió los procedimientos preestablecidos que deben seguir todos los usuarios del servicio de administración de justicia. De allí, que es un error la imputación de utilización de haberme valido de la actual Secretaria del juzgado para actuar y decretar la medida cautelar. …(…)… En merito de lo expuesto con anterioridad, rechazo categóricamente la recusación interpuesta, encuadrada en el supuesto de hecho contenido en la causal 15 del articulo 82 del Código de Procedimiento Civil, por cuanto en momento alguno del ítem procedimental he manifestado opinión sobre el punto que genera el conflicto intersubjetivo de los sujetos en contienda, solo me limite en apego a lo dispuesto en el articulo 585 eiusdem, a decretar la cautelar de prohibición de enajenar y gravar, dejando clara y expresamente plasmado en el decreto de la medida: …(…)… Aunado a ello, por que en modo alguno puede afirmarse como lo asienta el recusante, que esta juzgadora le hubiese vulnerado su derecho a la defensa y al debido proceso, tan es así, que en esa garantía de esos derechos que dice le fueron coartados, en la primera oportunidad en que se hace parte en el proceso puede interponer la recusación, sin impedimentos de ninguna naturaleza y en el pleno ejercicio de todos y cada uno de sus derechos derivados de la capacidad procesal que detenta como sujeto pasivo. Ahora bien, en rezón de no encuadrar los supuestos de hecho de la recusación con la verdad procesal contenida en las actas que conforman el expediente, mas aun con el fundamento jurídico invocado, solicitó respetuosamente al superior jerárquico que ha de conocer la incidencia de recusación, la declare sin lugar por no estar ajustada a Derecho….”

IV. CONSIDERACIONES PARA DECIDIR

Vencido como se encuentra el lapso probatorio previsto en el artículo 96 del Código de Procedimiento Civil, y siendo la oportunidad legal para decidir la presente incidencia de Recusación, seguidamente este Tribunal lo hace con base a las siguientes consideraciones:
Primeramente considera importante esta Alzada señalar, que tanto el recusante, como la recusada, no consignaron en la oportunidad fijada para tal fin, las pruebas correspondientes de conformidad con lo establecido en el artículo 96 del Código de Procedimiento Civil, por lo que los recaudos consignados por las partes intervinientes al momento de formar el presente expediente, serán tomados por esta Superioridad solo a los fines de ilustrarse en relación al caso planteado, pues el lapso para desvirtuar o demostrar las causales invocadas en la presente recusación, se encuentra precluido.
Del estudio de las actas procesales se desprende que la referida Recusación, la fundamenta el Recusante en el Ordinal 15° del Artículo 82 del Código de Procedimiento Civil.
En ese sentido, podemos decir que, la Institución de la RECUSACIÓN, es un medio procesal previsto por el legislador, en beneficio de las partes, con fundamento en causales legales taxativas, donde las partes, en defensa de su derecho, solicitan la exclusión del Juez del conocimiento de la causa, por encontrarse en una especial posición o vinculación con las partes o con el objeto de ella y no haber dado cumplimiento a su deber de inhibición.
Ahora bien, es necesario acotar, que a los fines de que prospere la pretensión de recusación, el recusante deberá: a) Alegar hechos concretos; b) Tales hechos deben estar directamente relacionados con el objeto procesal principal donde se generó la incidencia, de tal manera que afecte la capacidad del recusado de participar en dicho juicio y; c) señalar el nexo causal entre los hechos alegados y las causales señaladas; (TSJ, Sala Plena, 29-04-2004, Nº: 0019). Pues bien, el Juzgador que conozca en Alzada de la presente incidencia, realizará una labor de subsunción entre los hechos alegados por el recusante y los hechos plasmados en el informe del Juez recusado, con fundamento en las causales taxativamente señaladas en el artículo 82 del Código de Procedimiento Civil.
Dentro de ese orden de ideas, esta Juzgadora observa que la causal invocada es la contenida en el ordinal 15° del artículo 82 ejusdem, que establece:
“Ordinal 15. Por haber el recusado manifestado su opinión sobre lo principal del pleito o sobre la incidencia pendiente, antes de la sentencia correspondiente, siempre que el recusado sea el Juez de la causa.”

Ahora bien, corresponde a este Juzgador determinar sí los hechos planteados por el Abogado recusante son ciertos y encuadran dentro de los supuestos de la norma jurídica invocada, en el caso concreto la causa que se señala, se encuentra fundada en el motivo jurídico y social como lo es el ordinal 15º y repercute una gran labor su estudio a los fines de observar de manera muy pormenorizada, si en la causa del Tribunal A quo se imparte justicia en igualdad de condiciones para ambas partes o si por el contrario el Juez se encuentra inmerso en esta causal existiendo entonces la posibilidad de separarlo del conocimiento de la causa.
Sin embargo, no cualquier motivo da base para un impedimento o para presentar una recusación, ya que de ser así, se entorpecería frecuentemente la administración de justicia. Por tal motivo el legislador pasó a establecer mediante el artículo 82 del Código de Procedimiento Civil, las causales taxativas para hacerlo en veintidós (22) motivos indicados en dicho artículo, donde se compendian los fundamentos de una recusación, como razones suficientes y fundamentales en una presunción jure et de jure, de incompetencia subjetiva, o mas propiamente dicho, de inhabilidad del funcionario judicial, para intervenir en el pleito, por lo que ninguna otra razón o consideración da lugar a separar del conocimiento a un funcionario que legalmente ha recibido para su examen.
Por otra parte, con respecto a la causal 15º, debe decirse que el recusado haya manifestado su opinión sobre lo principal del pleito. Por lo tanto, para la procedencia de dicha causal de recusación, resulta menester que los argumentos emitidos sean directos con lo principal del asunto, situación que no se observa o se evidencia en las actas procesales y la cual no fue demostrada por el recusante, solo se evidencia que la Juez recusada solo dicto auto de admisión de la demanda, tal y como se evidencia a los folios siete y ocho (07 y 08).-.
Ahora bien, en el caso bajo análisis el recusante alega que la recusada, está incurso en la causal de Recusación contenida en el Ordinal 15º del artículo 82 del Código de Procedimiento Civil, pero se evidencia del estudio de las actas procesales que nada aportan a sustentar el alegato de que exista por parte de la recusada recomendación en dicho proceso, o haya emitido opinión sobre lo principal del pleito, o algún indicio que hagan sospechar a este Juzgador la parcialidad de la recusada, además que en su respuesta la recusada en su informe niega ese tipo de imputaciones y que el recusante no llegó a desvirtuar en ningún momento.
Esta Alzada se ampara en este criterio que también es sostenido por la Sala Plena del Tribunal Supremo de Justicia, con ponencia del Magistrado Dr. Iván Rincón Urdaneta, Jorge A. Hernández y otro, de fecha 22 de Junio de 2004, Exp. N° 03-0110 S. N° 0020:
“…para que prospere la inhabilitación del juez fundada en el numeral 15, del Art. 82 del C.P.C., resulta ineludible la opinión adelantada por el juzgador haya sido emitida dentro de la causa sometida a su conocimiento, y además que ésta aun esté pendiente de decisión. Tales requisitos son concurrentes para la procedencia de la recusación, pues si el recusado ha manifestado una opinión en otra causa aunque sea similar a la pretensión que este pendiente de decisión, ello no da lugar a la recusación, pues el criterio del juzgador no ha sido emitido dentro del pleito en que fue planteada la recusación…”.-
Es de hacer notar, por este Juzgador que aún cuando el recusante alega presuntamente hechos concretos, éstos no se encuentran directamente relacionados con el objeto procesal principal, ya que no se señalan los nexos de causalidad entre estos hechos y las causas que supuestamente se manifiestan específicamente como evidencia de estos hechos, que puedan afectar la capacidad del recusado de participar en dicho juicio; no constando en autos algún elemento probatorio traído por la parte recusante que pudiese validar los alegatos esgrimidos en su escrito de recusación, y que demuestren fehacientemente que efectivamente el Juez A Quo incurrió en la causal señalada y puedan comprobar a este juzgador que se cumplieron los requisitos para la procedencia de la presente recusación y que haga sospechable su imparcialidad.
En efecto, esta Superioridad quiere dejar claramente asentado que el legislador en el artículo 506 del Código de Procedimiento Civil establece:
“Las partes tienen la carga de probar sus respectivas afirmaciones de hecho (...).”
Por tanto, en sentido estrictamente procesal se puede decir que la carga de la prueba implica un mandato para ambos litigantes, para que acrediten la verdad de los hechos enunciados por ellos, es decir, la carga de la prueba no supone, pues, un derecho del adversario, sino un imperativo del propio interés de cada parte. En este sentido por cuanto el recusante no trajo pruebas a esta incidencia, esta Alzada observa que no existen en los autos elementos probatorios que evidencien la ocurrencia de las causales de recusación antes mencionadas. Así se Decide.
En consecuencia de todo lo expuesto, no se encuentra fundamentada la causal invocada por el recusante en un caso concreto de hecho y de derecho y considera, quien decide, que no existe ningún elemento de convicción que lleve al convencimiento del Juez que se ha configurado la causal 15º del artículo 82 del Código de Procedimiento Civil, ya que debe constar en los autos hechos plenamente comprobados que haga presumir la causal invocadas entre el juez inhibido o recusado y el recusante o las partes involucradas en el proceso del cual el Juez inhibido o recusado se desprende, que hagan sospechable la imparcialidad del Juez; en consecuencia este Tribunal Superior considera que la presente recusación no debe prosperar y en consecuencia la declara Sin Lugar, en razón de los argumentos antes expuestos; por lo que la Juez LUZ MARIA GARCIA MERTINEZ, debe seguir conociendo del expediente Nº: 47.266-08. Así se decide.
IV. DISPOSITIVA.

Con fundamento en las consideraciones de hecho ut supra, este Tribunal Superior en lo Civil, Mercantil, Bancario y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del Estado Aragua, Administrando Justicia en Nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por Autoridad de la Ley, DECLARA:
PRIMERO: SIN LUGAR la RECUSACIÓN planteada por el ciudadano MANUEL NORBERTO HENRIQUEZ PADILLA, ya identificado, en su carácter de parte demandada, y debidamente asistido por el Abogado ANTARAJU BURGOS PALMIERI, inscrito en el Inpreabogado bajo el Nº 94.503, de este domicilio, en el Expediente Nº 47266-08 (nomenclatura del Juzgado Segundo de Primera Instancia en lo Civil y Mercantil de esta misma Circunscripción Judicial), en contra de la Dra. LUZ MARIA GARCIA MARTINEZ, en su carácter de Juez Provisoria del Juzgado Segundo de Primera Instancia en lo Civil y Mercantil de la Circunscripción Judicial del Estado Aragua, señalándose igualmente que debe seguir conociendo del expediente signado con el Nº: 47.266-08, por Retracto Legal Arrendaticio, seguido por VICTOR JULIO LOPEZ MANRIQUE, en contra de la Sociedad Mercantil TRANSPORTE GOMEZEN, S.R.L. y otros.-
SEGUNDO: De conformidad con lo establecido en el artículo 98 del Código de Procedimiento Civil, se impone una multa de DOS MIL BOLIVARES (Bs.2.000,oo) a la ciudadano MANUEL NORBERTO HENRIQUEZ PADILLA, ya identificado, en su carácter de parte demandada, el cual pagará en el término de tres días, contados a partir de que conste en autos el conocimiento de esta decisión previa notificación a la parte recusante, ante el Tribunal donde se intentó la recusación, quien actuara como agente del Fisco Nacional para su ingreso en la Tesorería Nacional y oficiara al Servicio Financiero del Ministerio de Finanzas, una vez cancelada la multa y de haber consignado la parte recusante la planilla de pago en original por ante la Secretaria del Tribunal donde se intento la recusación.
En consecuencia se ordena remitir las presentes actuaciones al Juez recusado. Déjese copia. Publíquese y Regístrese.
Dada, firmada y sellada en la sala de despacho del Juzgado Superior en lo Civil, Mercantil, Bancario y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del Estado Aragua, en Maracay, a los catorce (14) días del mes de enero de 2009. Años: 198º de la Independencia y 149º de la Federación.
EL JUEZ SUPERIOR TEMPORAL,


DR. JOSE ANTONIO CASTILLO SUAREZ

LA SECRETARIA TEMPORAL,


ABG. EMILY ZAMBRANO



En la misma fecha, se dio cumplimiento a la anterior decisión siendo las 2:55 de la tarde.-
LA SECRETARIA TEMPORAL,


ABG. EMILY ZAMBRANO

JACS/EZ/sam
Exp. NºC-1074-08